Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Qué son las cookies y cómo debes gestionarlas?



Cada vez que abres una página web, ya sea de un medio de comunicación, una tienda online o una red social, suele aparecer un mensaje en el que te indican que van a usar cookies. Un acto reflejo en muchos usuarios es aceptarlas y olvidarse del tema. Pero ¿Qué implica aceptar las cookies? ¿Qué son realmente? ¿Son necesarias para el funcionamiento del sitio web? ¿Tiene alguna ventaja para los usuarios? Si tienes estas u otras dudas en Anexia Tecnologías hemos preparado este post para aclararte que son las cookies y como debes gestionarlas. 

 

 

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de información sobre el usuario de una web y sus preferencias. Se programan en el sitio web con el cometido de recoger, enviar y almacenar información de los hábitos y las preferencias de cada usuario.  

Las cookies se encargan de almacenar todos los datos imaginables de un usuario en una página web: la información de acceso, de autentificación, de ajustes del idioma, todos los movimientos del usuario por la web y el orden de estos, los hábitos de navegación e incluso pueden almacenar la de la velocidad a la que teclea cada persona.

La información que recoge una cookie depende de la configuración que haya programado el desarrollador, técnicamente puede llegar a ser de manera ilimitada. Desde que se crearon las cookies han evolucionado de manera exponencial, al principio solo podía leer la información que recogían la página web que las generó. Actualmente, se han convertido en una herramienta mucho más completa y existen varios tipos.  

Tipos de cookies:

Cookies técnicas:

  • Cookies técnicamente necesarias: son las que son imprescindibles para el funcionamiento de la web. Es muy tener la idea equivocada de que las cookies solo se usan para fines publicitarios pero una función esencial de algunas cookies es el funcionamiento de la página web. Por ejemplo, las que recogen los datos de inicio de sesión, de la cesta de la compra o de la selección del idioma.
  • Cookies técnicamente no necesarias: están destinadas a recoger otros datos que no tienen relación con el funcionamiento de la web. Son las más complicadas de tratar y se clasifican atendiendo al tiempo que duración y las propiedades.

El aviso de cookies te alerta del uso de las no necesarias para el funcionamiento de la web, las necesarias no necesitan aceptación.

Cookies según su finalidad:

  • Cookies de personalización: recogen las preferencias del usuario, idioma, tipo de navegador.
  • Cookies de análisis: permiten el análisis estadístico del comportamiento del conjunto de los usuarios de los sitios web a los que está vinculado. Por ejemplo, unas de las más comunes son las de Google Analytics.
  • Cookies publicitarias: permiten la gestión los espacios externos de publicidad de la página web.
  • Cookies de publicidad comportamental: almacenan información de los hábitos del usuario, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad.

Cookies según la gestión:

  • Cookies propias: de la página web que visita el usuario para sí misma. Por ejemplo, la cookie que guarda la aceptación de la política de privacidad.
  • Cookies de terceros: se envían a otras páginas web con las que colaboradoras.

Cookies según durabilidad:

  • Cookies de sesión: se almacenan en el archivo de cookies del navegador y se borran cuando el usuario lo cierra.
  • Cookies persistentes: se almacenan en el disco duro y tienen una fecha de caducidad determinada.

Cookies y la protección de datos

Las cookies son herramientas diseñadas para cumplir un cometido. No son buenas ni malas, es el uso que se hace de la información que recogen es el que puede estar malintencionado. Son herramientas que tanto usuarios como empresas deben hacer un uso responsable de ellas.

Desde el 25 de mayo de 2018, con la entrada en vigor del RGPD (Reglamento General para la Protección de Datos), cuyo objetivo es fortalecer la protección de los datos personales de los usuarios, se distinguen las cookies técnicamente necesarias de las que no lo son.

En España la ley deja claro que el usuario debe aceptar si quiere que se usen sus datos y poder gestionar qué datos y cómo se usan, es decir, se debe avisar al usuario previamente. A efectos prácticos se traduce en que hay que pedir un consentimiento, en la página de bienvenida, ventana emergente, cabecera o pie de página del uso de cookies no necesarias técnicamente.

¿Cómo configurar el uso de cookies?

Cada cookie cumple un cometido en el navegador, pero a veces ralentizan la navegación, y otras son consideradas una intromisión en la privacidad del usuario, por eso, es recomendable configurar el navegador a medida de las necesidades de cada persona. Debes tener en cuenta que es posible que si modificas la configuración de cookies algunas páginas no funcionen correctamente.

Dependiendo del navegador, puedes desactivar las cookies de una manera u otra. Te explicamos como hacerlo en los tres navegadores principales:

  • Google Chrome: en el menú principal, situado en la barra superior del navegador pulsamos la pestaña “configuración”, hacemos scroll hasta la parte de final de la selección de opciones y hacemos clic en “avanzada”.  Se abrirá un desplegable y tenemos que entrar en la sección “privacidad y seguridad”, en el apartado “configuración de contenido” aparece el apartado “cookies”. En esta sección vienen todas las opciones, es recomendables activar la opción “bloquear cookies de terceros”.
  • Mozilla Firefox: la Fundación Mozilla Firefox anunció el 4 de junio de 2019 que su navegador bloqueará por defecto todas las cookies de terceros mediante la característica llamada “protección de rastreo mejorada”. Para tener esta característica habilitada por defecto, es necesario descargar y configurar Firefox partiendo de cero.

Otra opción es desactivarlas en el menú principal, entrando en la pestaña “opciones” aparecerá un el menú lateral donde elegiremos “privacidad & seguridad”, haciendo scroll llegamos a la sección “cookies y datos del sitio” donde podemos configurarla como mejor se adecue a nosotros.

  • Internet Explorer 11: seleccionaremos en el menú “herramientas”, dentro de esta categoría “opciones de Internet” y haremos clic en la pestaña “privacidad”. Una vez ahí, seleccionamos “configuración” y entraremos en “opciones avanzadas”. Como en otros navegadores tienes varias opciones, puedes elegir si quieres permitir o bloquear las cookies de origen y de terceros o si prefieres que te pregunten. En Microsoft Edge la forma de desactivar las cookies de terceros es similar.

Las cookies mejoran tu experiencia de uso almacenando datos para que no los tengas que volver a introducir, pero también recopilan información que puedes considerar que es una intromisión a tu privacidad. Lo importantes es que seas consciente, de que son para que sirven y si lo deseas como puedes desactivarlas. ¡Ahora el poder está en tus manos!