Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

10 características imprescindibles para una web 2.0



Una web 2.0 hay que entenderla como un escaparate, una plataforma que utiliza una determinada compañía para presentarse ante su público objetivo. Es por ello por lo que resulta tan importante construir un sitio web a medida que transmita de forma precisa la imagen corporativa de la empresa. Hay una serie de características que no pueden faltar en un sitio 2.0 y, a continuación, te contamos cuáles son.

Fácil navegación

Uno de los aspectos más importantes para construir una buena web 2.0 es que la navegación resulte sencilla para los usuarios. No es necesario buscar un diseño web profesional rebuscado y complejo. El principal objetivo es que los usuarios puedan encontrar lo que están buscando de forma fácil, en un máximo de tres clics.

Encabezado

Cuando los usuarios acceden a un determinado sitio web, lo primero que ven en el mismo es el encabezado. Es por ello por lo que resulta tan importante cuidarlo al máximo. Debe incluir el logotipo de la marca y el nombre del sitio. Además, se puede mencionar lo que se ofrece en el sitio web en una frase corta y sencilla, a modo de eslogan.

Botones call to action

Para que la experiencia de usuario en el sitio realmente sea positiva, en el sitio web se deben disponer todos los elementos de la forma más sencilla posible. Si estos dudan demasiado, finalmente terminarán por abandonar la web. Por tanto, es importante implantar los botones de llamada a la acción que sean necesarios para facilitar y mejorar la experiencia de los visitantes a nuestra web.

Landing Pages

Las landing Pages, o páginas de aterrizaje, son sitios webs de una única página a los que se accede mediante un banner o cualquier otro tipo de anuncio online. A pesar de que este no es un elemento imprescindible en una web 2.0, sí se trata de una herramienta que conviene tener en cuenta a la hora de llevar a cabo distintas campañas y promociones en Internet.

Imágenes

En el ámbito del diseño web 2.0, las imágenes son uno de los elementos más importantes en cualquier sitio web, tanto personal como corporativo. Especialmente, si se trata de una tienda online, las imágenes de los productos deben ser lo más bonitas y llamativas posible. Por supuesto, deben ser 100% reales e inspirar confianza.

Contenido

Más allá de las imágenes, el contenido ofrecido en un sitio web debe ser interesante y atraer la atención de los usuarios. Una buena opción es abrir un blog de forma paralela a la propia web- Así, la empresa puede utilizar esta plataforma para publicar información de valor a sus clientes, tanto potenciales como actuales.

Opiniones

En un buen sitio web 2.0 es muy recomendable dedicar un espacio para destacar testimonios reales de los clientes acerca de los productos y/o servicios de la marca. También se pueden incluir logos de distintas empresas que han contratado los servicios de la compañía en cuestión, y han quedado muy satisfechas con ella. Esto aporta una gran credibilidad y mejora de forma notable la imagen y reputación de la marca.

Botones redes sociales

Una de las características esenciales para una web actual es la implantación de botones de redes sociales. Una vez los usuarios hacen clic en estos botones, acceden directamente a la página de Instagram o Facebook, por ejemplo, de la empresa. Por supuesto, hay que tener los perfiles siempre actualizados para que la sensación de los usuarios sea positiva.

Responsive y SEO

Es imposible concebir una web 2.0 sin un diseño responsive. ¿Qué quiere decir esto? Que el sitio debe poder visualizarse de forma correcta en todos los dispositivos existentes: tablet, smartphone, ordenador, etc.

Y, por último, el factor SEO es clave. Durante el diseño y la construcción del sitio web es fundamental preocuparse por obtener un buen posicionamiento orgánico de la compañía.