Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Beneficios de un hosting personalizado



El hosting es, dicho de un modo sencillo, el almacenamiento web. Es decir, el espacio físico que “alquilas” en un determinado servidor para guardar toda la información relativa a tu sitio web. Existen un gran número de proveedores de hosting que ofrecen el servicio de almacenamiento. En función de tus preferencias personales, así como del tráfico de tu sitio web, tienes en líneas generales tres opciones disponibles: un alojamiento compartido, un Servidor Privado Virtual o un Servidor Dedicado. Como resulta lógico, el hosting personalizado es la decisión más conveniente.

Muchas personas confunden hosting y dominio, aunque son dos conceptos diferentes. Por un lado, el hosting es el espacio que necesitas para guardar toda la información de tu sitio web. Y, por otro lado, el dominio es el nombre que identifica la web en Internet para que cualquier usuario pueda acceder a ella.

 

Beneficios de un hosting personalizado.jpg

 

Tipos de hosting

Vamos a explicar la diferencia entre los distintos tipos de hosting con un ejemplo muy sencillo: un cajón. El alojamiento compartido es como si muchos calcetines estuvieran guardados en ese cajón, compartiendo el mismo espacio y sin ningún tipo de orden. En el Servidor Virtual Privado, también hay muchos calcetines que siguen compartiendo ese mismo cajón, pero se ha instalado un separador para que cada calcetín tenga su propio espacio individual. Y, por último, el Servidor Dedicado, en el que un único calcetín (en este caso tu sitio web) tiene un cajón entero para él solo.

El Servidor Dedicado es aquel cuyo uso pertenece en exclusiva a un sólo cliente. No compartes recursos con otras empresas o personas. Por lo tanto, el rendimiento en ningún caso se ve afectado por el tráfico de otros clientes, algo que ocurre con el hosting compartido. Además, el nivel de seguridad es mucho más alto.

Las ventajas del hosting personalizado

Si apuestas por un Servidor Dedicado, puedes disfrutar de plena libertad para su personalización. En los otros tipos de hosting estás muy limitado, pero en este caso, como el servidor está dedicado en exclusiva a tu sitio web, puedes adaptarlo con precisión a tus necesidades específicas. Por lo tanto, sólo pagas por las prestaciones que necesitas, ni más ni menos.

Actualmente, los usuarios web se caracterizan por ser muy exigentes. Alojando tu web en un alojamiento compartido te arriesgas a que otro cliente del servidor consuma todos los recursos, y tu sitio se quede inactivo. Gracias al Servidor Dedicado puedes disfrutar del máximo rendimiento y estabilidad, garantizando así a los usuarios que va a estar funcionando sin fallos.

A todo ello hay que sumar la seguridad que ofrece el hosting personalizado. Puedes implementar las medidas de seguridad que consideres oportunas, como antivirus o cortafuegos, entre otras muchas.

Y, por último, con el hosting personalizado tienes a tu disposición un nivel de soporte, lo cual es muy importante. De esta forma, si en algún momento te encuentras con algún tipo de problema o tienes cualquier tipo de duda, sabes que tienes a tu disposición a un equipo técnico para ayudarte.

¿El hosting gratuito es recomendable?

El hosting gratuito puedes utilizarlo a modo de aprendizaje mientras creas tu primer proyecto web. Sin embargo, no es nada recomendable para un sitio web serio y profesional. Además, este tipo de alojamientos web añaden publicidad en los sitios, haciendo así que tu web luzca poco seria y profesional.

Debes saber que prácticamente el 100% de las empresas que ofrecen servicios de alojamiento web gratuitos en muchos casos lo hacen para que en algún momento los usuarios contraten un paquete más completo.

Como puedes comprobar, contratar un hosting personalizado es la opción más recomendable de todas.