¿Cuáles son las formas de hacer comercio electrónico?



En 2020 el comercio electrónico está creciendo de forma exponencial, a un ritmo del 20%, sobre todo en sectores como el de los dispositivos electrónicos y la moda. Las ventas realizadas a través de Internet en nuestro país ya rozan los 12.000 millones de euros en volumen de negocio, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

 

¿Cuáles son las formas de hacer comercio electrónico?

 

Existen diferentes tipos de e-commerce:

  1. B2B (Negocio a Negocio): es aquel en el que la transacción comercial se lleva a cabo entre empresas que operan en Internet, en las que no intervienen consumidores. Es muy habitual cuando la tienda online vende al por mayor o se encarga de la distribución de materias primas.
  2. B2C (Negocio a Consumidor): es el tipo de comercio electrónico más habitual a nivel global. Los clientes pueden acceder a la tienda online en cualquier momento y lugar, de manera que pueden comprar de forma rápida y cómoda.
  3. C2C (Consumidor a Consumidor): cuando una persona ya no utiliza un determinado producto y quiere ponerlo a la venta, puede utilizar el e-commerce.

¿Qué debes saber sobre el e-commerce?

Hay una serie de aspectos esenciales que es importante conocer antes de poner en marcha una tienda online. Las principales razones por las que los clientes abandonan el carrito de compra son dos: formularios excesivamente largos y altos costes de envío. No hay ninguna duda de que a través del proceso de compra un e-commerce puede obtener información muy valiosa sobre los gustos y preferencias de sus clientes, pero es importante no ‘agobiarles’ con demasiadas preguntas.

Además, se estima que el 43% de los compradores a nivel global lleva a cabo una investigación de los productos y/o servicios antes de adquirirlos. De ahí que sea tan importante gestionar RRSS como Facebook o Instagram. Y, por último, cabe señalar que el SEO y el Mailing son las principales fuentes de tráfico.

Cómo hacer una tienda online paso a paso

Lo primero y más importante para captar la atención del público objetivo es elegir un buen nombre de marca, teniendo en cuenta si el dominio está disponible. Lo ideal es que sea corto y fácil de memorizar. Para conseguir un buen posicionamiento en los buscadores, es muy recomendable que el dominio contenga alguna palabra clave relacionada con el negocio. Además del nombre de la marca y del dominio, hay que prestar especial atención al logotipo de la marca ya que es la carta de presentación ante los potenciales clientes.

A continuación, hay que seleccionar un buen Sistema de Gestión de Contenidos, que va a permitir gestionar todos los contenidos de la tienda online. Prestashop es una de las mejores opciones disponibles ya que es muy sencillo personalizar el e-commerce con esta plataforma. También se puede elegir WooCommerce o Magento.

La velocidad de carga de un sitio web es uno de los factores que más tienen en cuenta tanto para los usuarios como para Google. Por esta razón es tan importante elegir a una buena empresa de hosting. Aunque se puede seleccionar un alojamiento compartido gratuito, lo más aconsejable es elegir un VPN, un Servidor Virtual Privado.

El siguiente paso consiste en la organización de la tienda online, agregar fotos y descripciones muy cuidadas de todos los productos. Definir los medios de pago es muy importante, y hay que ofrecer una gran selección de opciones para los clientes: tarjeta de crédito o de débito, pago contrareembolso, PayPal, Bizum…

Y, por último, es interesante poner en marcha una buena estrategia de Marketing de Contenidos para lograr un buen posicionamiento en los resultados de búsqueda de buscadores como Google.