Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Virtualización de escritorio: 5 beneficios de tener un escritorio virtual



En plena era digital, la virtualización de escritorios es un concepto cada más conocido, tanto entre empresas como entre particulares. Pero, ¿en qué consiste realmente? Se trata de una herramienta que permite a cualquier persona acceder al escritorio de su ordenador de trabajo de forma virtual a través de un dispositivo móvil, en cualquier momento y lugar.

Actualmente, la virtualización de los puestos de trabajo es una opción cada vez más utilizada, especialmente en grandes empresas. El elevado número de empleados obliga a las empresas a implementar soluciones que permitan gestionarlos de un modo adecuado.

 

¿Cuáles son los beneficios de tener un escritorio virtual?

A continuación, hemos recogido las principales ventajas que aporta el escritorio virtual en el entorno corporativo. Merece la pena conocerlos al detalle, y descubrir que su uso no queda limitado al ámbito empresarial.

Oficina fuera de la compañía

Hasta hace no muchos años, el espacio de trabajo de cualquier persona se limitaba a la oficina. Sin embargo, con la digitalización y la virtualización de escritorio, los empleados pueden trabajar desde casa, e incluso desde la otra punta del mundo cuando tienen que realizar un viaje por motivos laborables. Tan solo se necesita conexión a Internet para poder acceder al escritorio de su equipo de trabajo.

Reducción de costes

Para la empresa, supone un ahorro significativo de costes operativos. El uso de escritorios virtuales no requiere de contar con equipos de última generación, con una capacidad de memoria grande. Las aplicaciones se ejecutan en los servidores de la plataforma, que en la gran mayoría de los casos están alojados en la nube. Todos los datos y archivos se almacenan en estos servidores. Esto supone reducir los costes, al tiempo que se alarga la vida útil de los ordenadores.

Mantenimiento técnico

Otro de los grandes beneficios que aporta la virtualización de escritorio tiene que ver con la menor necesidad del mantenimiento técnico de los equipos informáticos. Gracias a esta herramienta los puestos de usuario se administran de forma global y remota mediante la Consola de Administración de la plataforma.

Seguridad de los escritorios virtuales

Uno de los aspectos más cuestionados sobre la virtualización de escritorio tiene que ver con su seguridad. Pues bien, la gestión del conjunto de equipos informáticos y el control de las aplicaciones de las que dispone cada uno de los empleados se llevan a cabo desde una Consola de Administración central. De este modo, se evitan algunos de los problemas que surgen cuando las compañías otorgan a los usuarios un entorno de trabajo flexible para que puedan desarrollar sus tareas profesionales.

Refuerzo de la compañía

Y, por último, cabe destacar que, si ocurre cualquier tipo de incidente en la empresa, como inundaciones o incendios, los archivos y datos informáticos no se pierden. Los empleados de escritorios virtuales pueden acceder a ellos desde cualquier lugar a través de un dispositivo móvil, tan solo indicando sus credenciales de acceso a la plataforma.

Estos son, a grandes rasgos, los beneficios de tener un escritorio virtual y que merece la pena considerar en el entorno corporativo. En un mercado cada vez más digitalizado y en el que se producen cambios constantes, las compañías deben adaptarse a las nuevas necesidades y preferencias.

Así, en los últimos años, la forma de trabajar de los empleados en muchas compañías ha dado un giro de 180º. Ya no se limitan a trabajar ocho o nueve horas en una oficina, sino que, gracias a soluciones innovadoras como la virtualización de escritorio, pueden desarrollar sus tareas profesionales en cualquier momento y lugar, sin ningún límite. Esto conlleva una gran flexibilidad, lo que aumenta la satisfacción de los trabajadores y, por tanto, su productividad.