3 vulnerabilidades en seguridad que toda empresa debe tener controladas



Aunque en muchos casos vulnerabilidad y amenaza se utilizan como términos sinónimos, lo cierto es que son diferentes. Cuando hablamos de vulnerabilidad informática nos referimos a una debilidad en el sistema, que pone en serio riesgo la seguridad de la información. Cualquier virus o troyano podría aprovechar dicha vulnerabilidad para ‘secuestrar’ los datos de una empresa o atacar los servidores. Por parte, la amenaza es la acción que se vale de una vulnerabilidad para atacar la seguridad de un sistema de información.

 

3 vulnerabilidades en seguridad que toda empresa debe tener controladas

 

Por lo tanto, las vulnerabilidades en seguridad son todas las condiciones de los sistemas de una empresa que hacen que sean susceptibles de sufrir una amenaza.

Conexión cifrada

Un aspecto importante para tener en cuenta es que, por mucha seguridad que la empresa haya instalado en la red corporativa, si luego los empleados se conectan a la Intranet en cualquier red WIFI pública el riesgo de sufrir un hackeo es muy alto. En plena era digital, es muy habitual trabajar fuera de la oficina, pero hay que hacerlo de forma segura. Por lo tanto, es recomendable utilizar conexiones cifradas y utilizar una VPN.

La Red Privada Virtual es un sistema mediante el cual todos los equipos se conectan a un determinado servidor, y este les asigna una dirección IP virtual a cada uno. Es la forma más segura de conectarse al servidor de la compañía manteniendo la confidencialidad de los datos. El tráfico viaja encriptado a través del túnel VPN, a salvo de los hackers.

Correo electrónico

Internet en general, y el correo electrónico en particular, son los principales problemas a los que se enfrentan hoy las pequeñas y medianas empresas en el ámbito de la seguridad informática. El phishing es la técnica de hackeo más utilizada por los hackers. Consiste enviar un email suplantando la identidad de una determinada compañía para que el usuario haga clic en un enlace malicioso o se descargue un archivo adjunto que acaba infectando el equipo, e incluso los servidores de la organización. Es de vital importancia aplicar un buen firewall, así como utilizar un filtro para evitar el SPAM.

Almacenamiento en la nube

Una de las preocupaciones de los negocios actuales es que los servidores de almacenamiento en la nube no les ofrezcan la seguridad que requieren para sus archivos. Lo cierto es que la nube es mucho más segura de lo que se tiende a creer, siempre y cuando se tomen una serie de precauciones.

A la hora de contratar un proveedor de servicios en la nube, es importante evaluar los siguientes aspectos: dónde se encuentran los datos y, en caso de que sea en el extranjero, si el país ofrece las suficientes garantías de protección de datos; si intervienen terceras empresas en la prestación de los servicios; si se cumplen las medidas de seguridad que exige la normativa; y si la confidencialidad de la información está asegurada.

La primera línea de defensa para evitar cualquier ataque malicioso a través de Internet son las contraseñas. Por este motivo, todos los empleados deben establecer contraseñas seguras, de al menos ocho caracteres y que incluyan letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales.

Por supuesto, la encriptación de los datos es indispensable, de tal forma que los archivos y datos de la empresa estén protegidos a través de un algoritmo. Actualmente, los sistemas de encriptación son muy complejos y seguros gracias a los diferentes niveles de seguridad.

Actualmente, los sistemas de encriptación son mucho más complejos y seguros con distintos niveles de seguridad y algoritmos más o menos complejos.