Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Cloud privado como solución a tus problemas de seguridad



El término cloud computing (“computación en la nube”) o simplemente “la nube” es un nombre que se ha dado a lo que antes era denominado “virtualización”. Su función es resguardar datos e información en una red. Hoy en día es usado tanto por empresas como particulares, pero ¿es realmente un cloud privado una solución a los problemas de seguridad? En Anexia Tecnologías te explicamos por qué si lo es.

 

Cloud privada

 

Qué es cloud computing

Cloud computing es una herramienta tecnológica que permite el acceso de manera remota a información, datos, archivos almacenados y software a través de una red virtual como internet. Es una forma de compartir y tener a tu disposición cualquier archivo que necesites rápidamente.

Es usado por personas particulares para compartir o guardar archivos personales o laborales, pero principalmente funciona como una herramienta para empresas de todos los tamaños.

Puedes usar el almacenamiento en la nube como una herramienta de comunicación (correo electrónico), productividad (herramientas y aplicaciones), almacenamiento de archivos, copias de seguridad y más.

Tipos de cloud

Hay cuatro tipos de cloud o nubes a tu disposición, cada una con sus particularidades, ventajas y desventajas. Elige la que mejor encaje en tus necesidades actuales y de futuro.

•      Pública. Es ofrecida por un proveedor de forma gratuita, de pago mensual o anual. Ofrece recursos, aplicaciones y almacenamiento limitado en la red. El proveedor elegido es responsable de la seguridad y mantenimiento de esta. Su infraestructura es utilizada de forma simultánea por diversos individuos, empresas u organizaciones. Es eficaz, permite ahorrar costes y tiempo, pero no ofrece total transparencia y la seguridad de tu empresa está en manos del proveedor, lo cual no brinda el 100% de seguridad. Algunos ejemplos son Google Drive, OneDrive y Dropbox.

•      Privada. En este caso la empresa crea una cloud privada con recursos propios de la mano de empresas especializadas. Esto significa un control total de la información y recursos utilizados, pero también requiere una inversión mayor con un retorno lento. La cloud se realiza una vez, pero por tratarse de una red privada requiere actualizaciones y mantenimiento periódicos. También se la conoce como “interna”, “corporativa” o “personal”. Puede estar físicamente en el centro de datos local de tu empresa u hospedada en un proveedor externo.

•      Comunitaria. Ideal para empresas pequeñas, una nube híbrida que ofrece la posibilidad de implementar una infraestructura cloud entre dos o más empresas con objetivos similares, ahorrando dinero y mejorando la seguridad en el manejo de la información de ambas.

•      Híbrida. Se dice que una nube es híbrida cuando se utilizan diferentes infraestructuras de los tipos anteriormente nombrados en conjunto. Los datos se mueven entre nubes públicas y privadas, ofreciendo mayor flexibilidad. Por ejemplo, los datos o información confidencial pueden manejarse en una nube privada, mientras que el correo electrónico se gestiona en una pública.

Por qué crear una nube privada

El principal beneficio de crear una nube privada es que permite el control total de la información y la seguridad, además de ofrecer la posibilidad de dar acceso público a ciertos elementos. Estos son los cuatro principales motivos por los cuales crear una nube privada.

•      Seguridad. Al no entregar información a terceros, todos tus datos permanecen más seguros. No compartes recursos con otros individuos o empresas, razón por la que una nube privada brinda más niveles de control y mayor privacidad.

•      Control. Al tener tus propios servidores también tienes un control total sobre los mismos y quien accede a ellos, protegiendo tus datos y archivos almacenados.

•      Fiabilidad. Se garantiza el funcionamiento de las aplicaciones críticas, además es posible administrar los recursos en tiempo real.

•      Flexibilidad. Al basarse en recursos propios es posible controlar y personalizar de formas impensadas en una nube pública.

•      Agilidad. Los recursos se manejan según la demanda, por lo tanto, la nube privada ofrece un entorno más ágil a la hora de utilizarla.

Cómo crear una nube  

Dependiendo del objetivo que tienes, tu presupuesto y la infraestructura disponible podrás elegir entre diferentes opciones para crear una nube privada. Solo debes consultar con nosotros y evaluaremos el tipo de nube que más se ajusta a tus necesidades.

Cuándo crear una nube privada

No toda empresa necesita una nube privada, ya que a veces es suficiente con los servicios y prestaciones de una pública. Sin embargo, cuando guardas información muy importante como contraseñas, datos de clientes y valores monetarios, deberías a comenzar a plantearte el hacer este tipo de inversión. También la recomendamos para empresas grandes y con gran caudal en manejo y administración de datos, es decir, que superen la cantidad de gigas o terabytes que ofrecen los servicios de nubes públicas.

Si bien en un principio es una gran inversión que requiere tiempo y esfuerzo, también significa un gasto menos cada mes una vez que recuperes el coste inicial. Ahora está en tus manos decidir qué tipo de nube necesitas en tu empresa, pero recuerda: una cloud privada te brinda la seguridad, control y flexibilidad que no puedes encontrar en una nube pública.