¿Cómo puede ayudarte a mejorar una auditoría web?



En plena era digital, prácticamente todas las compañías, independientemente de su tamaño y sector de actividad, cuentan con su propio sitio web. Sin embargo, no todas conocen cuál el estado de salud del sitio web corporativo. Teniendo en cuenta que es una de las herramientas de ventas más importantes en la actualidad, realizar periódicamente una auditoría web es esencial.

Del mismo modo que se evalúan las fortalezas y debilidades de otras áreas de la empresa, como las fases del proceso de producción o la gestión del departamento de Recursos Humanos, es esencial hacer lo propio con el sitio web.

 

Los principios básicos de un buen sitio web.jpg

 

Por supuesto, para obtener los resultados deseados es fundamental contratar la auditoría web a una compañía especializada. Una empresa que cuente con el equipo humano y los medios técnicos para lograr un buen posicionamiento en Internet. Hoy en día existen millones de empresas con su propio sitio web, de forma que un análisis detallado realizado por profesionales aporta grandes ventajas.

La importancia de una buena auditoría web

Prácticamente todas las empresas desean llevar a cabo una estrategia de SEO para conseguir un buen posicionamiento de su sitio web en los principales motores de búsqueda, como Google. Pues bien, la auditoría web es el paso previo para definir e implementar la estrategia. Un estudio detallado en el que se analizan todos los factores, tanto internos como externos, del propio sitio web corporativo. De esta manera, la compañía en cuestión tiene una visión global de la optimización, seguridad y usabilidad del sitio.

Por lo tanto, la auditoría web se lleva a cabo una vez está creado el sitio web. Esto resulta lógico para que la empresa auditora pueda observar cuáles son las fortalezas y debilidades de la plataforma y así ofrecer la mejor solución.

Otro aspecto muy importante por el que realizar una auditoría web tiene que ver con el comportamiento del contenido. Hay muchas empresas que cuentan con un sitio web, pero este es estático, de modo que no genera tráfico porque no aporta ninguna oportunidad de interacción con los usuarios.

Lo más aconsejable es apostar por sitios dinámicos, que permiten añadir nuevos productos y contenidos de manera constante. Así, la web aporta una imagen fresca y actualizada.

Los principios básicos de un buen sitio web

Pero ¿cuáles son las características que debería reunir un sitio web corporativo para considerarse que esta optimizado? Pues bien, uno de los aspectos más importantes en cuanto a su diseño es que debe estar desarrollada por profesionales del Marketing Online, favoreciendo así el posicionamiento SEO. A la hora de implementar una estrategia SEO, hay que hacerlo de forma adecuada. No se trata de obtener resultados en poco tiempo ya que podría perjudicar a la reputación de la compañía.

Por supuesto, la plataforma tiene que ser sencilla de manejar por parte de los usuarios, de modo que puedan localizar la información en poco tiempo. Sin lugar a duda, uno de los principios básicos es que la web esté 100 % adaptada a dispositivos móviles, es decir, que sea responsive. Hay que tener en cuenta que hoy cada vez más usuarios se conectan a Internet desde sus teléfonos inteligentes.

El sitio web tiene que estar totalmente orientado a las acciones que la empresa desea: contactar, completar un formulario o comprar un determinado producto. Y, por último, cabe destacar que la renovación de contenidos debe ser constante para mantener la web actualizada. Así los usuarios tienen la sensación de que la empresa se preocupa por ellos y por cubrir sus necesidades.

Todas las compañías actuales deberían realizar periódicamente una auditoría web para ofrecer la mejor imagen a su público objetivo.