Desarrollo de un modelo de negocio de tienda online



¿Sabes cómo plantearte el desarrollo de un modelo de negocio de tienda online? A continuación hemos seleccionado una serie de cuestiones a tener en cuenta.

 

 

¿A quién quieres vender en la tienda online?

Si te planteas la creación de un e-commerce, esto es lo primero que debes tener claro. En líneas generales, existen dos tipos de negocios:

  1. B2B (Business-to-Business): es el modelo de negocio en el que una empresa le vende sus productos o servicios a otra empresa. La principal ventaja que ofrece es que los pedidos suelen ser más frecuentes, y también más grandes. Sin embargo, también hay menos compañías que consumidores.
  2. B2C (Business-to-Consumer): es el modelo de negocio más común, en el que vendes directamente al consumidor final que va a hacer uso de los productos o servicios.

 

Compra de los productos: ¿qué opciones hay disponibles?

Una vez has decidido quién va a ser el público de tu tienda online, el siguiente paso consiste en elegir cómo deseas adquirir los productos.

Una de las opciones que tienes disponibles es la de fabricación propia. Esto es algo habitual cuando lo que vas a vender son productos de belleza naturales o prendas de ropa, por ejemplo. Esto te permite tener un control absoluto sobre la calidad, pero también debes comprometerte en términos de esfuerzo y tiempo.

La compra al por mayor es un proceso directo y sencillo. En este caso lo que haces es comprar el inventario de tu tienda a un proveedor intermediario o directamente del fabricante. Se trata de un modelo de negocio de riesgo bajo si lo comparamos con la fabricación de los productos.

Y, por último, el dropshipping, un modelo por el que cada vez más tiendas online apuestan en sus inicios. Guarda cierto parecido con la compra al por mayor, pero en este caso tú no tienes los productos. Una vez recibes los pedidos de tu tienda, le envías la notificación al proveedor, y es éste el que se encarga de enviarlos al cliente en nombre de tu negocio. Sí, tú también ganas dinero porque lo que tú cobras a tus clientes es inferior a lo que tú pagas al proveedor de dropshipping. El principal beneficio que ofrece es que la inversión de capital es mínima porque ni siquiera tienes que comprar los productos, así que puedes ofrecer una selección muy amplia en tu tienda. De esta manera, tienes la oportunidad de probar diferentes tipos de productos y evaluar cuáles son los que mejor se venden.

 

¿Cuál va a ser tu ventaja competitiva?

Existen miles de tiendas online, así que uno de los aspectos más relevantes en el desarrollo de un modelo de negocio de e-commerce es definir la ventaja competitiva. Competir a través del precio no es la mejor opción si acabas de empezar porque las empresas de mayor tamaño siempre van a tener mejores márgenes y podrán vender a un precio más bajo que tú.

Una de las mejores maneras de competir y de generar notoriedad entre los clientes es con la calidad de los productos. Los usuarios actuales son muy exigentes, y en muchos casos están dispuestos a pagar más si a cambio obtienen un producto duradero y de una calidad óptima.

Una de las mejores formas de marcar la diferencia y que tu tienda online se convierta en un negocio próspero es la de ofrecer un valor añadido a tus clientes. Puedes hacerlo con el contenido de la propia tienda, añadiendo imágenes, vídeos, descripciones de los productos muy detalladas, guías de uso…

Y, por último, el competir en el servicio puede ser una buena estrategia. Cuando los clientes compran en una tienda online quieren sentirse “respaldados” y que, ante cualquier duda o consulta, va a haber ahí una persona para atenderles. Ofreciendo un buen servicio de atención al cliente conseguirás un buen posicionamiento en el mercado.