Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Es el comercio electrónico el futuro?



Las nuevas tecnologías avanzan a un ritmo imparable, lo que ha provocado un crecimiento exponencial del comercio electrónico. La velocidad imparable de las nuevas tecnologías y la redefinición de los procesos de venta de múltiples empresas y comercios (empujados por la emergencia sanitaria a nivel mundial que estamos experimentando) ha provocado un crecimiento exponencial del comercio electrónico, en tiempo y forma.

 

¿Es el comercio electrónico el futuro?

 

Según datos del observatorio nacional de las telecomunicaciones y de la sociedad de la información, el volumen de negocio total del comercio electrónico en España crece a un ritmo anual del 25%. La logística y la distribución serán aspectos clave que determinarán el futuro del comercio electrónico y es que comprar por internet nos desvela datos muy valiosos sobre las tendencias, hábitos de consumo y perfiles sociodemográficos de los usuarios, fundamentales para la definición e implementación de las estrategias de marketing.

Cifras comercio electrónico en 2020

Uno de los aspectos más relevantes para conocer cómo será el comercio electrónico en el futuro es definir al consumidor actual. Los dispositivos móviles están ganando terreno a los ordenadores a pasos agigantados, y son cada vez más los usuarios que valoran prefieren las aplicaciones para hacer compras online.

Los principales factores que influyen en el proceso de decisión de compra son los siguientes: tiempo de entrega, ofertas y promociones, política de devolución y tiempo de entrega, precio. Además, a la hora de evaluar el producto, valoran las descripciones detalladas, las imágenes de alta calidad y las reseñas de otros usuarios.

La crisis sanitaria del coronavirus ha supuesto un punto de inflexión para el comercio electrónico a nivel global. Durante el primer trimestre los ingresos aumentaron un 20%, mientras que en el segundo lo hicieron en un 71% en todo el mundo (67% en España).

¿Cómo cambiará el comercio electrónico para 2026?

Estudios recientes indican que el e-commerce habrá cambiado por completo para el año 2026. Las compañías aumentarán su capacidad para aprovechar multitud de fuentes de datos y crear modelos predictivos con los que tener una visión contextual de su público objetivo.

La hiperconectividad será una de las grandes protagonistas, y los wearables se convertirán en la principal plataforma del comercio electrónico. Estos dispositivos recogen una gran selección de datos relacionados con la actividad y el estilo de vida de los usuarios, de forma que en un futuro próximo serán capaces de adaptar los productos y servicios a ellos. Uno de los grandes retos que se plantean es la privacidad.

Por supuesto, la realidad aumentada también tendrá su hueco en el comercio electrónico en la próxima década. La construcción de una experiencia de marca será más importante que nunca, y las empresas trabajarán para crear una identidad que forme una relación de confianza y un vínculo emocional.

La Inteligencia Artificial optimizará los procesos de compra por Internet y enriquecerá la experiencia de los usuarios. Las tres áreas de mejora con su desarrollo y aplicación para el año 2026 son las siguientes. Por un lado, ofrecer a los usuarios una experiencia personalizada. Por otro lado, mejorar la atención al cliente gracias a los chatbots. Y, por último, avanzar en el ámbito de la logística a través de análisis predictivos que permitan determinar qué es lo que van a comprar los usuarios, y así reaccionar con antelación a su entrega.

El Big Data será una de las tecnologías más importantes a medio y largo plazo. Las empresas deberán saber cuáles son los datos que reciben desde diferentes puntos para gestionarlos y transformarlos en información de valor. Los campos más relevantes para el Big Data serán los siguientes: base de datos de servicios, productos y clientes; logística; experiencia de los usuarios; marketing; y atención al cliente.