Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Las 5 cosas que tienes que considerar si vas a comprar tu primer hosting



Si estás pensando en comprar tu primer hosting para tu sitio web, te contamos cuáles son los principales aspectos que debes tener en consideración.

Cómo funciona

Lo primero que debes saber antes de comprar tu primer hosting es cómo funciona. Pues bien, se trata de una especie de memoria USB en la que se va a almacenar toda la información relativa a tu sitio web. Dicho de un modo sencillo, el hosting es como un lugar de almacenamiento donde se guarda la información de tu sitio. De este modo, cuando un usuario quiere acceder a ella, Internet lo que hace es buscar la información en el servidor en el que está almacenada, y se la muestra.

 

Las 5 cosas que tienes que considerar si vas a comprar tu primer hosting.jpg

 

Hosting y dirección IP

Hay quienes consideran que el hosting y la dirección IP son lo mismo, pero realmente no es así. Tal y como hemos indicado en el apartado anterior, el hosting es donde se almacena la información. Mientras, la dirección IP es un conjunto de números que sirve para identificar el ordenador conectado a Internet, y que se utiliza para saber cuál es el origen y el destino en el proceso de transmisión de datos.

Para entenderlo de un modo claro y sencillo, el hosting sería algo así como la casa, el dominio la dirección postal y la IP las coordenadas con las que se puede localizar vivienda en el GPS.

Tipos de hosting

Una de las principales decisiones a tomar a la hora de comprar el primer hosting tiene que ver con los distintos tipos de alojamientos web que existen.

  1. Hosting compartido: es el más simple y sencillo de todos. Un determinado proveedor de alojamiento web alquila pequeños espacios a varios sitios web dentro de un mismo servidor. Por lo tanto, todos los clientes comparten los recursos: CPU, memoria RAM… Siguiendo con el ejemplo de la casa, es como si alquilaras un espacio en un piso, pero sin tener una habitación privada para ti. El piso es un loft, de forma que todos los que vivís en él compartís tanto el espacio como los recursos de este.
  2. VPS: El Servidor Virtual Privado es como se conoce al servicio de almacenamiento web en el que un servidor físico está dividido en varias particiones virtuales independientes, de forma que cada una de ellas tiene su propio Sistema Operativo, y no comparte recursos con los sitios web del resto de clientes. En este caso es como si alquilaras una habitación en un piso compartido. Tienes un espacio privado para ti, que puedes decorar como mejor te parezca.
  3. Servidor Dedicado: y, por último, el Servidor Dedicado, en el que un servidor físico se dedica en exclusiva a un único cliente. El nivel de seguridad es máximo, así como el rendimiento. Es como si alquilaras un piso para ti solo.

Sobre cuál de estas modalidades elegir, todo depende básicamente de tu proyecto web. En cualquier caso, nosotros creemos que siempre es recomendable no empezar por un alojamiento compartido, sino por un Servidor Virtual Privado.

El mejor proveedor

Por supuesto, es esencial que elijas al mejor proveedor de hosting, teniendo en cuenta cuáles son las necesidades de tu proyecto online. Recuerda que en muchos casos lo barato acaba saliendo caro. Por lo tanto, tómate tu tiempo para comparar las diferentes alternativas. Busca comentarios de diferentes proveedores en foros y redes sociales y fíjate si ofrecen servicio de atención al cliente 24/7 en español.

Características técnicas

En cuanto a las características técnicas del hosting, hay varias que debes considerar: si incluye o no dominio, el espacio del disco y el límite de transferencia de datos mensual.