Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Por qué apostar por un hosting privado



Un hosting privado se conoce también con las siglas VPS (Virtual private server) o Servidor virtual privado. En un hosting privado, los recursos son asignados de forma exclusiva, pero sin la necesidad de contratar un hosting exclusivo. Si estás pensando en montar tu página web en un hosting de estas características y quieres conocer más sobre ellos antes de hacerlo, presta atención a este post. En él, vas a poder conocer mucho más sobre el hosting privado.

 

 

Qué es un hosting privado

Cuando contratas un hosting o alojamiento web para comenzar el proyecto de tu página, montar una tienda online o un blog, lo más probable es que comiences por un hosting compartido. En esta modalidad, distintos clientes comparten recursos del sistema, de espacio y de funcionamiento. Esta modalidad, a la larga, puede resultarle contraproducente a tu proyecto, dado que dependes de los picos de tráfico, del rendimiento ajeno y una larga cadena de factores que pueden perjudicarte.

Ante una circunstancia como esta, si quieres evitar los problemas, puedes contratar un hosting exclusivo. Pero si no puedes contemplar esta opción por motivos económicos, tienes una alternativa intermedia: el Virtual Private Server o VPS.

Un VPS es un servidor virtual privado, montado sobre un hosting físico. Son, en definitiva, particiones de un servidor físico las cuales comparten un mismo hardware. Cada VPS funciona como un servidor normal e independiente, estableciendo configuraciones específicas o instalar los módulos y extensiones que necesites. De esta forma, no tendrás problemas de reinicio ni conflictos de RAM. En este caso, ya no tienes que compartir el servidor con otros clientes, sino que tienes el espacio y los recursos que has podido contratar sólo para tu proyecto.

 

Razones para usar un hosting privado

Esta claro que no todas las empresas, negocios, blogs o portales necesitan un hosting privado. Sin embargo, cuando estos sitios web empiezan a crecer y a aumentar su tamaño, sus necesidades también crecen. Por ello, llegado ese momento, debes plantearte si puedes seguir con un hosting compartido o te conviene contratar uno privado.

Las ventajas que te va a proporcionar contratar un hosting privado son: recursos exclusivamente para ti, evitar las caídas por causas ajenas, una velocidad óptima y obtener en todo momento los recursos para satisfacer las necesidades de tus clientes y usuarios, entre otras. Además, las razones para recurrir a un hosting VPS son las siguientes:

Independencia absoluta

Sin duda alguna, la independencia es una de las cuestiones fundamentales que se buscan a la hora de contratar un servicio de hosting privado. Gracias a este, ya no tendrás que lidiar con picos de rendimiento ajenos, errores que no has provocado y otro tipo de cuestiones que no dependen de quien lo contrata sino de todos los usuarios.

Trabajar con un VPS te va a permitir exclusividad y no compartir el hosting con demás usuarios. En algunas ocasiones, es necesaria la independencia para poder crecer y aumentar el tamaño del negocio.

Plan acorde a las necesidades

Lo que, normalmente, se espera conseguir es que el proyecto web diseñado aumente su tamaño y, por tanto, necesite un nuevo servidor. Antes de contratar un hosting exclusivo o dedicado, si lo necesitas, debes contemplar la posibilidad de adquirir un hosting VPS puesto que es una excelente alternativa para adquirir nuevo espacio y más velocidad.

Una vez hayas analizado qué es lo que necesitas, debes consultar con tu proveedor y, desde allí, te informarán debidamente de cuáles son las opciones y planes disponibles y qué abarcan cada uno de ellos. Además, te aconsejarán sobre cuál debes contratar y las condiciones de cada plan.

Posibilidad de trabajo en la nube

Existen algunos tipos de hosting privados que te permiten trabajar en la nube. Esta opción va a permitirte el acceso remoto y poder compartir la información con quien consideres. Si esta opción es la que estabas buscando, tu proveedor te informará sobre las tarifas y servicios. Si te conviene, contratar un cloud hosting, no te lo pienses puesto que puede aportarte numerosos beneficios.

Más económico que un hosting exclusivo

Un hosting privado, por los recursos que emplea, suele ser más caro que uno compartido. Sin embargo, los gastos no serán tan altos como en un hosting exclusivo, donde pagas no sólo los recursos de sistema, espacio y funcionamiento, sino también los físicos. El VPS actúa como un servidor privado, que de hecho lo es, pero con algunas características del compartido.

Puede ser administrado o no

Puedes escoger entre servidores privados que administras tú o servidores donde no lo hagas. Esto depende del grado de conocimiento que tengas en la materia. Si tienes un buen grado de técnica manejando tu servicio de hosting y tu proyecto en general, no vas a tener ningún problema en administrarlo tú mismo. Si no quieres o no tienes tiempo para administrarlo tú mismo, puedes recurrir a una opción sin administración de tu parte, perdiendo un poco de libertad, pero sin relegar la independencia que te brinda un hosting privado.