Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Qué es un restyling de diseño web?



El restyling se define como un cambio y remodelación en el estilo que tiene un sitio web, tanto personal como corporativo. Así, se llevan a cabo una serie de pequeños cambios, conservando en todo momento la esencia del propio sitio, con el objetivo de dar con un diseño más acorde con los usuarios actuales.

Es fundamental que el restyling conserve el enfoque original del sitio web; de lo contrario, hablaríamos de un rediseño tradicional. Es importante tener claro cuál es la diferencia entre ambos conceptos y asegurar que lo que se está llevando a cabo es lo que realmente queremos hacer y cumple con los objetivos marcados.

¿Por qué es importante el restyling?

El comportamiento y las preferencias de los usuarios actuales ha cambiado mucho respecto al de hace apenas unos años. Del mismo modo, las marcas también evolucionan, de modo que deben adaptar en cierta medida el diseño de su sitio web a los nuevos tiempos.

Razones para actualizar el diseño del sitio web

Llevar a cabo un restyling del sitio web de forma periódica es muy importante para que la plataforma esté acorde a las últimas tendencias. Estas son algunas de las razones por las cuales se debe llevar a cabo este proceso:

  • Dispositivos móviles: Cada vez son más los usuarios que se conectan a Internet a través de sus dispositivos móviles. A través de la actualización del diseño te aseguras de que, efectivamente, el sitio se visualiza de forma adecuada tanto en ordenadores como en teléfonos móviles y tabletas.
  • Posicionamiento: Desde el punto de vista SEO, el restyling permite obtener un mejor posicionamiento en los resultados de búsqueda. Un gran punto a favor, teniendo en cuenta que más del 70% de los usuarios accede a los sitios web a través de buscadores como Google.
  • Interacción: Por supuesto, la experiencia de los usuarios en el propio sitio web mejora de forma notable. El diseño se adapta de forma precisa a sus necesidades y preferencias, aumentando así el compromiso que mantienen con la marca.
  • Velocidad de carga: Es precisamente la velocidad de carga uno de los factores que más valora Google a la hora de posicionar un sitio web. Así, el restyling ayuda a que sea más rápida.

Restyling y rediseño: ¿cuál es la diferencia?

La diferencia entre el restyling y rediseño se puede resolver con un ejemplo muy sencillo. Imaginemos que una persona con una larga melena de color castaño desea darle un toque moderno a su look. Si opta por raparse, lo que supone un cambio radical, estaríamos hablando de rediseño. Si en cambio tan solo se da unas mechas para tener un aspecto más moderno, pero continuar con su melena castaña, entonces sería un restyling. Por tanto, cambiar los colores, estructura, etc. de una página web sería un rediseño, mientras que modificar contenido o los colores entre los ya existentes sería un restyling.

Cómo realizar el restyling: factores que debemos tener en cuenta

A la hora de actualizar el diseño del sitio web, lo primero y más importante es analizar el propio sitio, destacando sus puntos fuertes y débiles. Partiendo de esta base, resulta mucho más sencillo determinar cuáles son los aspectos que se deben cambiar.

Por supuesto, es esencial definir cuáles son los valores esenciales de la marca. En el proceso de actualización del sitio web, es importante no eliminar aquellos elementos por los que los usuarios eligen visitarlo.

Es importante llevar a cabo además un estudio para averiguar qué aspectos ya no son relevantes para los usuarios, fortaleciendo otras áreas que los usuarios actuales requieren. Y, por último, hay que aprovechar al máximo las nuevas tecnologías, como los chatbots, por ejemplo: una opción extraordinaria para mejorar en gran medida el servicio de atención al cliente.

En definitiva, el restyling supone un cambio tanto en la estructura como en la apariencia de un sitio web, sin perder su esencia y personalidad. Para que un proyecto web realmente sea exitoso, es fundamental conocer cuál es el comportamiento de los usuarios, e incorporar dicha información a la propia estructura del sitio.