Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Qué función tiene la tecnología cuando hay un desastre natural?


26/09/2019

Muchos desarrollos tecnológicos pueden ayudarnos en situaciones críticas, aunque a veces no seamos conscientes de su presencia. Por ejemplo, el móvil nos acompaña diariamente y bien usado, en caso de emergencia, puede llegar a salvarnos la vida. Tecnología de geolocalización, una llamada de emergencia, una aplicación meteorológica o que una app nos informe del estado de las carreteras forman parte de esa tecnología que mejora nuestra calidad de vida pero que en casos extremos puede, por lo menos, hacer que sean menos devastadoras las consecuencias de un desastre natural.

Muchas veces, vemos en las noticias como utilizan la ubicación del móvil para buscar a personas desaparecidas en la montaña o para ayudar a resolver algún delito. También, si estamos cerca de una zona de desastre natural como inundaciones, terremotos o tornados, algunas administraciones públicas usan SMS o incluso WhatsApp para enviar avisos e instrucciones sobre cómo se debe actuar en cada caso.

 

Qué función tiene la tecnología cuando hay un desastre natural.jpg

 

Las redes sociales también contribuyen en muchos casos a la hora de informar a tus contactos. Por ejemplo, si Facebook detecta por la ubicación de tus fotos más recientes que estas en una zona donde ha sucedido alguna de estas circunstancias, te que pregunta si estabas bien, y te recomendará poner una publicación informando a tus contactos que, aunque estas en una zona de terremoto o inundaciones, te encuentras bien.  

Antes de un desastre natural

Para prevenir un desastre natural hay que anticiparse a él, la mayoría de las veces no se pueden evitar, pero se si se pueden reducir los daños tomando las medidas oportunas. Para una buena previsión lo más importante es calcular el impacto que tendrá y la magnitud, lo antes posible.

Para ello, existe tecnología específica para emergencias producidas por efectos naturales, que, combinada con la tecnología común, como smartphones o alamas, pueden salvarnos la vida.

Los sistemas de alertas tempranas son sistemas de aviso que se utilizan para prever cuando va a suceder un desastre natural. Entre estas tecnologías, destacan sistemas sofisticados de control y monitorización de los parámetros ambientales como luz, temperatura y humedad. La mayoría de esta tecnología, la usan los servicios especiales y la AEMet Agencia Estatal de Meteorología.

En la web www.inforiesgos.es de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias informan de los riesgos de incendio, tormentas, inundaciones, vientos, sequia y terremotos en España. En la parte superior de la web ofrecen los avisos de trascendencia a nivel nacional. También podemos encontrar las últimas noticias, información sobre riesgo nuclear, incendios forestales, subvenciones e incluso la situación del paso del estrecho.  

Dentro de la prevención, una parte importante se basa en preparar a las personas para actuar frente a una emergencia. En la web de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias informan de cómo actuar en caso de riesgo, poniendo el foco en la autoprotección y con medidas específicas para todo tipo de inclemencias meteorológicas, geológicas, hidrológicas y otras como incendios forestales o meteorología espacial. No solo en caso de emergencias naturales, también tecnológicas como riesgo nuclear, radiológico o químico.

La ONU creo la web www.stopdisastersgame.org en formato videojuego, en la que el usuario escoge un desastre natural y con un presupuesto limitado realiza las acciones que considera necesarias para anticiparse a él.   Al final verá si su estrategia es eficaz o no. Uno de los objetivos del juego es demostrar que una buena preservación del medio ambiente puede mejorar mucho las condiciones cuando hay un desastre natural.

Tecnologías como sensores y cámaras son de uso muy común a la hora de prevenir, se colocan en diferentes puntos de riesgo y avisan de diferentes parámetros como aumento de la temperatura o de las precipitaciones. Combinando estas tecnologías se pueden crear mapas de temperatura en tiempo real donde cualquier subida brusca aparece en tonos rojos y alerta rápidamente a los servicios de emergencias.

Otra forma de anticiparse es gracias a los datos de los satélites con los que se pueden prever grandes lluvias o inundaciones basándose en la temperatura de las nubes o detectar focos de incendios en zonas remotas.  

Durante un desastre natural

Durante un desastre natural lo más importante es mantenerse a salvo, los servicios de seguridad serán los que actuarán en la medida de lo posible. Para ello, lo más importante es la estructura de telecomunicaciones, fundamental antes, durante y después. Si se daña durante el desastre natural, una de las tareas principales es arreglarlo para que todos los actores implicados en las labores de emergencias puedan comunicarse entre sí.

La tecnología móvil, al no depender todo de un tendido de cable, si no de antenas colocadas en diferentes sitios es más fácil de reparar en caso de que alguna antena resulte dañada y facilita poder restablecer cuanto antes las comunicaciones. Por ejemplo, geolocalizar una llamada desde donde se está pidiendo auxilio puede ayudar a rescatar a personas que en muchas ocasiones no pueden especificar la zona exacta donde se encuentran. En zonas críticas y casos donde no funciona otro tipo de telecomunicaciones, también se utiliza la comunicación por satélite.

Después, trabajando para que todo vuelva a la normalidad

Cuando pasa la tormenta o el desastre natural que sea, hay que rescatar a las personas que hayan podido quedar atrapadas, hacer una evaluación de daños y trabajar para que todo quede lo más similar a antes de la catástrofe.

En los rescates, además de vehículos especializados en lugares de difícil acceso se utilizan drones con cámaras de calor, que pueden llegar a zonas a las que el ser humano tardaría más en llegar. También se realizan rescates mediante robots para encontrar supervivientes entre los escombros, que pueden colarse por orificios y huecos o ser los primeros en introducirse en zonas peligrosas creando mapas que ayudarán a los equipos de salvamento.