Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Qué tipos de Alojamientos webs existen?



Si quieres poner en marcha un proyecto web, una de las primeras cuestiones que debes plantearte es la del tipo de alojamiento web que más te interesa.  

Alojamiento web compartido 

Es el más sencillo de todos, y puede ser una buena opción para empezar con un proyecto web. En este caso el sitio web se almacena en un servidor en el que también hay otras webs. Los sitios no tienen su espacio particular, de forma que se comparten todos los recursos. Por esta razón es tan importante dar con un proveedor de calidad. De lo contrario, tu sitio web puede sufrir problemas de disponibilidad y lentitud.  

Sobre las ventajas que ofrece el alojamiento compartido, si el proveedor es de calidad y confianza, el sitio puede recibir tráfico web sin dar ningún tipo de problema. Además, es el plan más económico.  

Alojamiento VPS 

El alojamiento VPS va un paso más allá del alojamiento compartido. En este caso también hay varios sitios web dentro de un mismo servidor, pero cada uno de ellos cuenta con su propio espacio individual. Por lo tanto, cada uno funciona como si fuera su propia máquina y puede tener su Sistema Operativo propio.  

Tienes un mayor control sobre el servidor porque puedes instalar cualquier tipo de software y ejecutarlo con el S.O que más te convenga. Por lo general, se recomienda pasar del alojamiento compartido al VPS una vez el tráfico web empieza a crecer. 

Por el mantenimiento y la instalación de los programas no te preocupes porque puedes contratar un servidor virtual administrado. Tienes a tu disposición un equipo técnico que se encarga de todo.  

Alojamiento web dedicado 

Y, por último, el alojamiento web dedicado, en el que tienes un servidor en exclusiva para tu sitio web. No tienes que compartirlo con otros. Por lo tanto, la disponibilidad del espacio en disco es completa, lo que se traduce en una mayor velocidad de carga. Tanto para los usuarios como para Google, el tiempo de carga de una web es uno de los aspectos más relevantes.  

¿El hosting gratuito merece la pena? 

Si realmente se trata de un proyecto web serio, te recomendamos descartar la opción del hosting gratuito. Si bien es cierto que el hecho de que no haya que pagar por él puede resultar atractivo, descubrirás cómo lo barato acaba saliendo caro. Una de las principales razones por las que no es una buena opción tiene que ver con el dominio, que en este caso es genérico. Es decir, si por ejemplo eliges un hosting gratuito de la empresa XYL y quieres que el nombre de dominio sea www.miproyectoweb.com, quedaría del siguiente modo: www.miproyectoweb.xyl.com  

Además, el servicio es no es nada bueno, y las paradas de mantenimiento y las caídas son frecuentes. Por lo tanto, nuestra recomendación es que hagas una pequeña inversión y elijas un alojamiento web de pago.  

En Anexia podemos ofrecerte las mejores soluciones de hardware, software y TIC para tu negocio. Con más de 15 años de experiencia, somos un equipo multidisciplinar y 100% comprometido con nuestros clientes.